Quiropodia

La quiropodología es el área de la podología que se centra en inspeccionar y tratar los daños o infecciones que nuestro pie ha sufrido en la piel y las uñas. Además, en casos particulares como en pacientes diabéticos, se hace una revisión de sensibilidad de pies o deformidades propensas a ulcerarse.

Durezas en los pies

quiropodiaEn las quiropodias, el podólogo abordará las queratopatías llamadas comúnmente durezas (hiperqueratosis) y callos (helomas). Estas lesiones suelen ser fruto del roce y la presión del calzado, provocadas por la utilización de zapatos inadecuados o por trastornos biomecánicos que produzcan puntos de mayor presión sobre el pie al caminar. Igualmente, las exóstosis y otras dolencias pueden estar en el origen de las queratopatías.

Cuidado de uñas

La actividad diaria, el deporte que se practica, la higiene o el calzado; afecta a las uñas en mayor o menor medida, dependiendo de cada persona. Durante la quiropodia se revisarán las uñas para descartar la presencia de infecciones (onicomicosis), uñas encarnadas y otras alteraciones ungueales.

Si procede, se suele realizar un corte correcto y fresado en las uñas que lo requieran, al igual que se instruye y aconseja al paciente en cómo debe cuidar sus uñas en casa para mantenerlas sanas.

 

Generalmente, una sesión de quiropodia no es dolorosa. Caso de serlo, en Piessanos estamos capacitados para anestesiar aquellas zonas que tengan una mayor sensibilidad.

Por último, es importante reseñar que, en Piessanos, todo el proceso se realiza bajo medidas óptimas de esterilización y meticulosos controles sanitarios.