Plantillas personalizadas

La prescripción de unas plantillas podológicas tiene generalmente una doble finalidad:

  • Paliativa: para aliviar la sintomática de la patología que padezca el paciente (desde unos pies planos o pies cavos, hasta pies neuropáticos, pies diabéticos o con prominencias óseas).
  • Compensadora: frenar el agravamiento de dicha patología, compensando una mala biomecánica.

Debido a este fin compensador, antes de elaborar una plantilla, se hace imprescindible la ejecución de un estudio de la pisada para conocer cada detalle distintivo del funcionamiento del pie del paciente.

La mejor plantilla del mundo será inútil si no está bien diagnosticada con dicho estudio previo.

El podólogo valorará qué elementos va a utilizar en la elaboración de la plantilla, qué armazón, qué forro, etc. Ahí reside el valor añadido que aporta la experiencia de Piessanos.

En nuestras clínicas usamos plantillas termoconformadas:

Tras el estudio de la pisada, se toma una muestra del pie en negativo, con un molde de espuma fenólica.

Sobre el molde en positivo, que sería una réplica del pie del paciente creada a partir del molde en negativo, se elaboran las correcciones prescritas anteriormente, tales como modificación de arco del pie, rectificación de ángulos, descargas, etc.

Finalmente, y con los materiales elegidos por el podólogo, se elabora la plantilla termoconformada: una plantilla moldeada a alta temperatura para adquirir una forma única y personalizada para cada paciente.

Las plantillas personalizadas termoconformadas se basan en el principio de contacto total. Consiguen que se disminuya la presión en puntos del pie que se encuentran sobrecargados y que causan dolor, mientras que distribuyen la carga incrementando la superficie de la planta del pie que entra en contacto con la superficie.

Plantillas deportivas

Las plantillas al estar en pleno contacto con el pie, logran descargar y amortiguar en su justa medida al pie, tanto en la vida diaria como en la práctica deportiva.

El paciente que acude a Piessanos a por unas plantillas para correr personalizadas, debe saber que, al contrario de las plantillas genéricas que se pueden adquirir en farmacias, va a volver a casa con un tratamiento que le permitirá hacer deporte con menor riesgo de contracturas en el pie, rigidez, traumatismos, fracturas por estrés, etc.

De hecho, existen estudios que indican que unas plantillas excesivamente blandas, con demasiada amortiguación y sin estar personalizadas al paciente; privan al deportista de obtener un centro de gravedad adecuado, perjudicando la propioceptividad y despojándole de información valiosa sobre las sensaciones que le transmite el terreno.

Cabe destacar que el uso de plantillas deportivas, requiere que el paciente se adapte a ellas de manera paulatina. Entra dentro de lo normal que al principio se sientan molestias como consecuencia de este nuevo elemento.

También habrá que prever que el calzado en el que se use las plantillas, sea suficientemente espacioso para no producir sobrepresiones, especialmente en el antepié.