Niños con dedos montados

Un problema frecuente por el que los niños acuden a consulta es la desalineación de los dedos de sus pies. Es común la visita al podólogo de padres de niños con los dedos montados. El dedo supraductus en niños, o infraductus, (dependiendo de si el dedo afectado por la deformidad se monte sobre otro o se esconda bajo él), es una deformidad que suele tener buen pronóstico.

Gracias a la tecnología actual, podemos confeccionar ortesis de silicona a medida que corregirán la posición y alineación de los dedos infantiles. Es muy importante tener presente que el pie infantil, al estar en etapa de crecimiento, es más flexible cuanto más pequeño es el niño y por tanto más agradecido con el tratamiento corrector.

Una niña o un niño con los dedos del pie montados, que esté bajo el tratamiento corrector de una ortesis de silicona, y cuya deformidad sea controlada cada 6 meses aproximadamente, puede ver solucionado su problema en poco tiempo.
Y, lo que es más importante, será un adulto con una mecánica podológica correcta, con menor probabilidad de sufrir desequilibrios funcionales por un mal reparto de las cargas que su pie deberá soportar.